El legado y los aprendizajes de los 40 años de IPv4 dejan paso a IPv6

30/09/2021

El protocolo IP que popularizó la red (IPv4) y permitió convertir Internet en una red global, cumple 40 años. Si bien los expertos valoran los aportes y aprendizajes muy valiosos de cuatro décadas de IPv4, concuerdan que ha llegado la hora del despliegue masivo de IPv6 para dar el salto al futuro.

Carlos Martínez, CTO de LACNIC y un referente de la comunidad técnica mundial en temas de Internet, repasó la historia de IPv4, contó pormenores de su creación  y abogó por un futuro con IPv6.

¿Cómo nace el protocolo IPv4? ¿Qué balance hace de la creación de IPv4 hace 40 años y de estas cuatro décadas de funcionamiento de ese protocolo?

El protocolo IPv4 nace a su vez como la evolución del protocolo de red anterior, que no se llamaba IPv3. El protocolo anterior se llamaba NCP (Network Control Program) y sumaba en un solo protocolo las funciones que hoy conocemos de IP y de TCP. Una de las lecciones más importantes en esta etapa fue darse cuenta que esto no era una buena idea y de ahí surgen IP y TCP como dos protocolos separados.

El valor de esta lección lo apreciamos hoy al ver que cuando un ISP habilita IPv6 para sus clientes, este cambio es prácticamente transparente para estos usuarios. Si esta lección no hubiera sido aprendida, hoy también tendríamos que estar pensando en cambiar TCP o la función equivalente, y todo el proceso de la transición a IPv6 sería aún mucho más complejo.

IPv4 fue capaz de escalar a una red global. Nos dio la posibilidad de tener la Internet que tenemos hoy. Es un protocolo escalable y lo suficientemente bueno para que hoy podamos ver películas y tener videollamadas sin tener que pensar mucho acerca de que es lo que hay en la red. IPv4 empezó a funcionar cuando las velocidades típicas en Internet se medían en cientos de bits por segundo y nos sigue sirviendo hoy cuando las velocidades típicas se miden en cientos de millones de bits por segundo.

IPv4 encierra una serie de lecciones muy valiosas a la hora de diseñar protocolos. Una clave es la que comenté más arriba, la de la separación clara de responsabilidades. Una clara oportunidad de mejora es pensar en realidad como un protocolo puede extenderse sin tener que cambiarlo todo. Esta última fue bien aprendida y luego implementada en diseños siguientes como DNS y HTTP, protocolos que pueden extenderse fácilmente.

Es evidente que IPv4 ha permitido el crecimiento de la actual de Internet pero, ¿su finitud no lo lleva a considerarlo «obsoleto» en la actualidad ante IPv6?

No me gusta el término obsoleto para algo que en sí sigue funcionando. Creo que el término «legacy» o legado se aplica mejor. Si la sociedad no hubiera incorporado el uso de Internet como una parte clave de su día a día, si Internet siguiera siendo un servicio de nicho para académicos y gobiernos, entonces IPv4 seguiría siendo lo suficientemente bueno.

IPv6 es el elemento que necesitamos hoy para dar el salto al futuro, para que la Internet como la conocemos siga funcionando como la conocemos.

¿Puede ser que la tardanza en desplegar las direcciones IPv6 esté disparando el interés por las «pocas» IPv4 disponibles en el mundo y la expansión de los mecanismos de transición?

Hay una componente de presión en los operadores por la demora en el despliegue de más contenido en IPv6, también hay una componente de una cierta inercia y costumbre de usar el protocolo anterior y también hay en algunos casos necesidades reales de tener que adaptar sistemas de gestión y equipamiento. Todo esto hace que el interés por las poquísimas direcciones IPv4 que quedan se incremente.

Nada de esto es exclusivo de IPv4 o de Internet. Hay múltiples ejemplos similares en diferentes tecnologías y diferentes industrias. Hay un punto de cruce donde el costo de seguir operando con lo legado sobrepasa al costo de incorporar lo nuevo y eso va haciendo que paulatinamente más y más operadores y proveedores de contenido desplieguen IPv6.

¿Estima que las pequeñas empresas tienen los recursos necesarios para impulsar el IPv6 y las grandes empresas  suficientes incentivos para hacer esta transición?

No creo que se pueda dar una respuesta universal. Creo que en realidad hay múltiples otros ángulos que son relevantes como ser el grado actual de penetración de Internet en cada país, la situación económica, la capacidad de invertir.

Los operadores pequeños en si tienen algunas ventajas importantes (tienen menos equipo que convertir, sus procesos son más simples, pueden utilizar muchas soluciones de routing de código abierto), pero también desventajas (menos personal, menos capital). Tienen un incentivo importante para contar con recursos de numeración propios que es el contar con políticas de enrutamiento propias para acceder a IXPs y a CDNs. Quienes hoy no tienen IPv4 deben necesariamente apuntar a hacer esto con IPv6.

Los operadores grandes tienen otros incentivos, pero los casos pueden ser muy diferentes. Son notables los casos de los operadores de Brasil y México en cuanto a lo rápido que han logrado despliegues muy grandes de IPv6.

Sobre la anterior pregunta, LACNIC ha realizado un estudio este año. ¿Cuáles son las principales conclusiones en relación a 5 años atrás?

Los obstáculos al despliegue de IPv6 han cambiado. En 2016 la primera causa que se nombra es la falta de soporte de Ipv6 en los CPEs (los equipos que los operadores instalan en casa de sus clientes, los «modems» o «routers» como los conocen los usuarios). En 2021 este punto aparece, pero no ya en el primer lugar ni como algo acuciante.

En 2021 se menciona como primera causa la necesidad de adaptar los OSS y BSS (sistemas de soporte operativo y sistemas de soporte de negocio), piezas de software que son claves para la operación de Internet tanto para la habilitación de nuevos servicios como para la facturación.

¿Cómo se encuentra la región de Latam en relación al resto del mundo en despliegue y penetración de IPv6? ¿Cómo ve la evolución en los próximos años?

LATAM está en la media mundial en adopción de IPv6, alrededor de un 30% o un usuario de cada tres que puede acceder a contenido en IPv6. Sin embargo, persisten asimetrías muy importantes a nivel país dentro de la misma región.