Connect Américas “Un país sin plan de banda ancha está en problemas”

03/08/2012

La inversión en infraestructura en banda ancha en la región es clave para satisfacer la demanda de conexiones a Internet que se van a generar en los próximos tres años y los múltiples usos que le van a dar los usuarios a la red, afirmó el director ejecutivo de LACNIC, Raúl Echeberría, durante la Cumbre Conectar las Américas, organizada por la Unión Internacional de Telecomunicaciones en Panamá del 17 al 19 de julio pasado.

En breve en América Latina y el Caribe habrá más usuarios y todos con más dispositivos y hábitos de uso impredecibles por lo que se “multiplicarán las necesidades del  sector público y privado de invertir en infraestructura para estar  preparados para ese salto”, enfatizó Echeberría ante un calificado auditorio durante el panel “El Rol de los Gobiernos en el desarrollo de la Banda Ancha”.

El director ejecutivo de LACNIC advirtió a los presentes que Internet crece de forma exponencial y acelerada y atrás quedaron las predicciones realizadas hace cinco años sobre una curva ascendente y lineal sobre la cantidad de  nuevos usuarios de la red. “Hoy hay 240 millones de usuarios y en tres años se agregarán otros 120 millones, con dispositivos que van a multiplicarse y con hábitos impredecibles”, señaló Echeberría.

Precisamente el punto central, para Echeberría, son los hábitos impredecibles de los usuarios. “No se puede precedir  que uso vamos a darle a la red en 5 años. Hace 5 años no existía Twitter, y  casi nadie tenía Facebook. Youtube asimismo era un experimento y hoy el  80% del tráfico de toda la red es videos”, recordó el director ejecutivo de LACNIC.

Por eso instó a los actores públicos y privados presentes en la Cumbre a idear estrategias de conexión lo más pronto posible. “Un país sin plan de banda ancha  está en problemas”, dijo Echeberría.

Puso a disposición de todos los actores de la región el trabajo de los colaboradores de LACNIC para seguir avanzando en la construcción de capacidades para impulsar la banda ancha en América Latina y el Caribe. Un crecimiento que permita no sólo conectar a los nuevos usuarios sino “reducir la brecha y las asimetrías entre los países” de la región.