LACNIC

Eventos

IT Woman: el arte de saber comunicar colabora con la construcción de liderazgo

05/10/2020

Para potenciar el liderazgo, particularmente de las mujeres de la comunidad técnica y aumentar su participación en los espacios de Internet de la región, IT Woman organizó una sesión sobre “Liderazgo y Comunicación” en LACNIC34 LACNOG2020 en el que se hizo foco en el desafío de crear impacto con las palabras.

El taller, del que participaron cerca de 200 personas, dejó recomendaciones para pensar en cómo nos comunicamos y tips para trabajar la oratoria como aspecto fundamental en el desarrollo de liderazgo de las personas.

Laura Kaplan, gerente de desarrollo y de cooperación de LACNIC, dijo que se organizó la actividad en el marco de IT Women porque la comunicación o el arte de saber comunicarnos colabora mucho con la construcción de liderazgo. Se buscó dar herramientas concretas para fomentar la participación femenina, aunque el taller fue abierto a todos los participantes del evento.

Durante una hora, Manuel Libenson, especialista en oratoria y storytelling, profesor de las universidades de San Andrés y de Buenos Aires, compartió con la audiencia técnicas y recomendaciones para desarrollar destrezas y habilidades de comunicación, tanto en los discursos como en presentaciones y puestas en escena.

Libenson aseguró que el poder de la oratoria consiste en el arte de hacer que la información o el contenido de una charla se torne deseable, se torne interesante, conecte con las inquietudes, los deseos o las dudas de la audiencia.

Afirmó que ese ejercicio se denomina impacto y es lo que le asigna poder a la oratoria. “Lograr fluidez, lograr expresividad para permitir conectar al auditorio. Es decir, el arte de la oratoria consiste en la oportunidad que tenemos de agregar valor al otro a través de la palabra, permitiendo desarrollar su sensibilidad, desarrollar su razonamiento, desarrollar su conocimiento”, afirmó el experto.

Desafíos.  Libenson listó una serie de desafíos que se deben tener en cuenta a la hora de hacer presentaciones.  En primer lugar, el diseño, cómo se diseñan las presentaciones o charlas, qué decisiones y metodologías se implementan para tener impacto. Afirmó que el paradigma hoy tiene que ver con diseñar una experiencia comunicativa más que una presentación.

Dijo que hay que pensar como receptor y no solo en dar información o datos.  “Claramente que cuando uno habla en público, cuando uno convoca a la oratoria como elemento fundamental para relacionarse, está en juego la expectativa, está en juego el deseo del otro lado. Cómo hago para plantear nuevas ideas que me permitan diseñar una experiencia más rica y no simplemente un soporte que solo hace transmitir es información”, agregó.

Señaló que en las presentaciones se debe ser mucho más efectivo con mucha menos información, con gráficos, disparadores, imágenes, palabras claves y utilizar el poder de la voz para conectar y llevar de la mano a la audiencia

Aseguró que la noción de viaje sirve para planificar un storytelling. El viaje de alguna manera permite planificar la charla y la presentación. “Te obliga -agregó- a preguntarte a dónde quieres llevar a tus receptores y cuáles serían las ideas a las que te gustaría acercarlos y comunicarlos y esta idea de llevar, porque uno va a trabajar con la atención, con la expectativa, con el deseo, con las ganas. Diseñar un viaje abre la mente y tiene más que ver sobre cómo voy a hacer para llevar a mi receptor por cada uno de los puntos de mi recorrido convocando su atención y renovando la escucha para que no se muera en el medio de la presentación”.

Otra idea para planificar una presentación es a través de dar la información en forma de relato o de historia. “Está probado que las historias, que los relatos producen identificación, empatía, identidad, memoria, nos tocan el alma las historias. Creo que hoy tenemos un desafío de que tengo toda esta información asociada a los resultados del proyecto, ¿cómo hago para dar una forma a lo que tenga más ver con un relato o una historia?”, dijo Libenson. Y dejó tres consejos a la hora de contar una historia: introducción, nudo y desenlace.

Además del diseño, Libenson afirmó que hay que entrenar la performance para mejorar como oradores y creer en el valor de la palabra mediante técnicas de confianza. Y también que se debe aprender a desplegar los recursos expresivos, el tono y el ritmo de la voz, el lenguaje corporal.