• Newsletter

  • Boletín Informativo de LACNIC para la comunidad de Internet

Investigación

Feed
Cambiar tamaño de fuente:

28/04/2016

Proyecto premiado por FRIDA busca reducir el abuso y el acoso por Internet

Un proyecto para tratar de reducir la violencia de género mediante el uso adecuado de las Tecnologías de la Información (TICs) en la zona del Caribe es impulsado por el Centre of Leadership and Governance de Jamaica.

La iniciativa, que ha sido premiada por el Fondo Regional para la Innovación Digital en América Latina y el Caribe (FRIDA) por su aporte a la promoción y el ejercicio de los derechos humanos y libertades fundamentales en Internet, acaba de proponer una serie de recomendaciones de política pública para tratar de disminuir la violencia contra la mujer.

De acuerdo a la investigación, una de cada 5 mujeres y niñas en Jamaica son víctimas de violencia de género on line.

El proyecto, denominado “Violencia contra la mujer y el uso de tecnologías de información y comunicación en Jamaica”, analizó cómo se utilizan las TICs en cuestiones de violencia de género.

Dhanaraj Thakur, responsable del Centre of Leadership and Governance e impulsora del proyecto, dijo a LACNIC NEWS que debe prestarse especial atención a la gravedad de la violencia de género en Internet.

¿Cómo surgió la idea y cómo se creó el proyecto?

A lo largo de los años encontré en los medios jamaiquinos diferentes informes sobre acoso sexual en línea, en algunos casos relacionados con la violencia física. Esto me llevó a preguntarme cuál sería el alcance de estos incidentes y si el gobierno u otras personas estarían tomando medidas apropiadas para hacerles frente. Por otro lado, también me topé con la iniciativa Take Back the Tech (TBTT) de la Asociación para el Progreso de las Comunicaciones y me di cuenta de que en nuestra región se podría aplicar un programa de este tipo. Sin embargo, el primer paso era comprender el problema en el contexto de Jamaica y así fue que nació este proyecto de investigación.
¿Qué vínculos ha encontrado entre el uso de Internet y la violencia contra niñas y mujeres en Jamaica y en el Caribe?

En primer lugar está el acoso y el abuso en línea. Los resultados de nuestro estudio indican que 1 de cada 5 personas en Jamaica ha sido víctima de abuso o acoso en línea.

En segundo lugar está la manera en que estas formas de abuso suelen conducir a enormes daños psicológicos o a actos de violencia física fuera de línea. Por ejemplo, puede que dos personas se conozcan en línea y luego una sea engañada y sometida a violencia sexual.

En tercer lugar está la forma en que se utilizan las TIC en las relaciones abusivas.  En muchos de estos casos, el abusador limita el acceso del abusado al teléfono o lo revisa constantemente para monitorear qué ha estado haciendo y con quién ha estado en contacto.  Del mismo modo, suelen monitorear las actividades en Facebook.
¿En qué actividades en línea se detecta mayor violencia de género?
En nuestra encuesta nacional preguntamos a las personas en qué plataformas habían experimentado abuso en línea. La respuesta más frecuente fue Facebook (casi un 45%), seguido de Instagram, Twitter y las salas de chat en línea. En general la violencia se había dado a través de las redes sociales.
¿Los actores sociales y políticos relevantes están respondiendo a las recomendaciones de su equipo sobre cómo utilizar mejor las TIC para reducir la violencia contra las mujeres?

Posiblemente sea demasiado pronto para ver una reacción. Hemos compartido todas nuestras investigaciones y recomendaciones con grupos de la sociedad civil, académicos y —por supuesto— organismos gubernamentales. Vamos a continuar promoviendo las recomendaciones a través de diferentes medios, incluyendo este.
¿Cuáles son sus recomendaciones? ¿Hay alguna legislación al respecto?
Nuestro informe incluye varias recomendaciones. En primer lugar, sostenemos que aunque 1 de cada 5 personas en Jamaica ha sido víctima de abuso o acoso en línea hay muy poca conciencia de este problema a nivel del gobierno o incluso dentro de la sociedad civil. Por lo tanto, el primer paso sería reconocer que el problema existe y que sin una estrategia para hacerle frente continuará creciendo. Segundo y relacionado con lo anterior, recomendamos implementar una campaña nacional de sensibilización para educar a los usuarios sobre la realidad del abuso en línea y su relación con la violencia física. Esta campaña también puede incluir capacitación sobre el uso de las TIC para combatir el abuso y la violencia en línea (el programa TBTT que mencioné anteriormente ofrece un ejemplo de este tipo de capacitación).

En tercer lugar, debe haber un programa más específico dirigido a los estudiantes de nivel secundario o incluso más jóvenes para enseñarles cómo protegerse mientras está en línea y también cómo respetar a los demás. En cuarto lugar, señalamos que la mayor parte de los miembros de las iglesias jamaiquinas son mujeres, por lo que estos lugares serían ideales para ayudar a educar y capacitar a mujeres y niñas sobre la naturaleza del abuso en línea. Además, esto también podría ayudar a generar una discusión más amplia sobre la violencia contra las mujeres en Jamaica.

En cuanto a recomendaciones sobre legislación, aunque no proponemos nuevas disposiciones legales, sí recomendamos abordar los vacíos de las leyes vigentes. Por ejemplo, la actual Ley de Delitos Sexuales no incluye adecuadamente todas las formas de violencia sexual, lo que podría socavar cualquier intento de vincular el abuso en línea con la violencia. Además, la actual Ley de Delitos Cibernéticos no cubre el acoso ni el abuso en línea (aunque sí contempla recursos contra el robo de datos personales como imágenes y vídeos). Por último, la política nacional de género también pasa por alto el problema del abuso en línea y la violencia sexual en general. Sostenemos que para abordar el problema es importante hacer referencia a los vínculos que existen entre las TIC y la violencia contra las mujeres e incluir estrategias para abordarlas en estos y en otros documentos legislativos y de política.
¿Qué tipo de intervenciones pueden hacerse en Internet para reducir la violencia de género en el Caribe?

La mayoría de las plataformas mencionadas (de hecho, la mayoría de las plataformas en línea) no tiene su sede el Caribe. Si bien es importante que las plataformas como Facebook sigan trabajando para reducir el potencial de abuso en línea, las acciones inmediatas en el Caribe deben concentrarse en mejorar el conocimiento y las habilidades para combatir el abuso en línea.
¿Cómo fue que se decidió a participar en la convocatoria de FRIDA?

Obviamente la convocatoria de FRIDA abarcaba el Caribe, pero también incluía un componente de investigación que hizo que el programa fuera particularmente relevante para nuestro proyecto. Dada la oportunidad, decidimos enviar nuestra propuesta y tuvimos la suerte de lograr el apoyo de FRIDA.
¿Cómo fue su experiencia como becario de FRIDA?

Nuestra experiencia fue excelente, ya que la comunicación y la presentación de informes estuvieron muy claras desde el principio. FRIDA tuvo cuidado de no recargar a quienes recibimos la beca con demasiados requisitos de presentación de informes, pero nunca dejó de verificar que estuviéramos monitoreando todas las actividades del proyecto de manera eficaz.

Debido a que concentramos toda nuestra atención en el proyecto, algo que nos quedó pendiente fue aprender más sobre los demás becarios. De hecho, espero que en el futuro podamos involucrarnos más con la comunidad de FRIDA en general.